Adentrarse en el universo artístico de Miró significa descubrir la plasmación del color puro, hallar la lógica del símbolo y calibrar la difícil armonía entre lo constante y etéreo. El artista catalán , que influyó poderosamente en el trabajo de los pintores americanos clave de mediados de siglo, fue un creador mago y genio del arte contemporáneo.

En sus más de seis décadas de trabajo incesante y consagrado ya como maestro del arte del siglo XX, Miró siempre mantuvo su espíritu innovador y se resistió a vivir de los logros del pasado. Para él su trabajo era la herramienta perfecta para cargar contra el conservadurismo y alcanzar el cambio social. En su ánimo tuvo presente la idea de un arte para uso y disfrute del pueblo, de ahí su producción de murales, cerámicas y esculturas para espacios públicos. Las obras del artista exhalan distintas influencias como son el esquematismo primitivo y la tradición popular, pero también proviene de otros campos tan distintos como la caligrafía asiática o el grafiti urbano.

Miró nos y hipnotiza y nos seduce con un mundo fantástico, personal y auténtico, cuajado de vibrante manchas negras y habitado por inmenso colores primarios. Miró supo reflejar la elocuencia y el sentimiento en sus composiciones gracias a la capacidad de representar el mundo tangible y material con mensaje lleno de poesía.

 

Fuente: Fundación MAPFRE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR